Download 021 Heródoto. Historia III-IV.pdf PDF

Title021 Heródoto. Historia III-IV.pdf
TagsEgypt Achaemenid Empire Pharaoh Phoenicia Cyrus The Great
File Size19.0 MB
Total Pages250
Document Text Contents
Page 1

BIBLIOTECA CLASICA GREDOS, 21

H I S T O R I A
LIBROS 111 - IV

TRADUCC16N Y NOTAS DE

C A R L O S S C H R A D E R

EDITORIALL GREDOS

Page 2

Asesor para Ia sección griega: CARLOS GWÍA CUAL

Según las normas de la B. C. C . , la traducción de esta obra
ha sido revisada por M.a EMILIA MART~NEZ-FRESNEDA.

O EDITORIAL CREDOS, S. A.

Sánchez Pacheco, 81, Madrid. España, 1979.

Depósito Legal: M. 162011979.

ISBN 84-249-3525-X.

Impreso en España. Printed in Spain.

Gd6c.a~ Cóndor, S. A., Sánchez Pacheco, 81, Madrid, 1979.4000.

LIBRO 'TERCERO

T A L ~ A

Page 125

252 HISTORIA LIBRO 111 253

tualidad se encuentra en las afueras de la ciudad. Tras
haberlo hecho, convocó acto seguido una asamblea de

3 todos los ciudadanos727 y les dijo lo siguiente: «Como
vosotros bien sabéis, se me ha confiado a mí el cetro
y todo el poder de Polícrates. En esta tesitura, se me
ofrece, pues, la oportunidad de imperar sobre vosotros.
En la medida de lo posible, sin embargo, yo personal-
mente no voy a hacer lo que en otra persona critico,
ya que Policrates no tenía mi aprobación cuando ejercía
un poder absoluto sobre hombres que eran sus iguales,
ni la tiene todo aquel que actúa de ese modo. En fin,
Policrates ha consumado su destino, pero yo, por mi
parte, pongo el poder en manos de todos y proclamo

4 para vosotros la igualdad de derechosn8. No obstante,
considero de justicia poder contar, a título personal,
con las siguientes prerrogativas: que de los bienes de
Polícrates me sean asignados seis talentos 7*9; y, además
de esto, reivindico, para mí personalmente y para mis
sucesivos descendientes. el sacerdocio de Zeus Eleute-
~ i o ' ~ ~ , ya que he fundado por mi cuenta un santuario
en su honor y, además, os estoy otorgando la liber-

5 t a d ~ . Estas fueron, en suma, las exigencias que
Meandrio planteó a los samios; pero uno de ellos se
levantó y exclamó: «Pero es que, en cualquier caso, tú,
siendo como eres un maldito villano, no eres digno de

El témenos más famoso de Grecia era el de Olimpia, que re-
cibía el nombre de Altis. Cf. E. WILLIGER, Hagios. Untersuchun-
gen zur Terminologie der Heilig, Munich, 1922.

7n Las palabras de Heródoto implican que, durante la tira-
nía de Polfcrates en Samos, habían desaparecido las antiguas
distinciones sociales basadas en la alcurnia.
m Es decir, la isonomia. Cf. supra nota 111 400.
m Aproximadamente, 155,s kg. de plata.

De esta manera Meandrio se hubiera convertido en una
persona inviolable y se hubiera asegurado su posición, en el caso
de que el régimen político cambiase, tras haber servido a un
tirano (cf. IV 161, 3 y VI1 153, 3, para otros casos semejantes).

imperar sobre nosotros; es más, mejor será que des
cuenta de los fondos que has administradon.

El que así habló era un ciudadano prestigioso, cuyo 143
nombre era Telesarco 731. Entonces Meandrio -compren-
diendo que, si renunciaba al poder, algún otro se erigi-
ría en tirano en su lugar-, como es natural, desechó
por completo la idea de renunciar a él. Es más, al re-
gresar a la acrópolis73?, hizo llamar uno a uno *******
******* 733, SO pretexto de que en realidad iba a darles
cuenta de los fondos, e hizo prenderlos y encarcelarlos.
Pues bien, poco después, mientras estos individuos se 2
hallaban presos, Meandrio cayó enfermo. Y, en la creen-
cia de que iba a morir, su hermano, cuyo nombre era
Licareto 734, para conseguir apoderarse con mayor facili-
dad del gobierno de Samos, hizo asesinar a todos los
prisioneros, ya que, al parecer, no querían ser verda-
deramente libres.

En fin, el caso es que, cuando los persas llegaron a 1 4
Samos propiciando el regreso de Silosonte, no sólo no
-

'31 La intervención de este personaje demuestra que la aris-
tocracia samia (Heródoto dice que era un ciudadano de elevada
posición) no había renunciado a recobrar las prerrogativas de
que había gozado con anterioridad a la tiranfa. Cf. C. MossÉ,
La tyrannie dans la Grbce antique, París, 1969, págs. 19-20.

La acrópolis (literalmente, ala ciudad alta,; el lugar que,
por su situación, mejores posibilidades de defensa ofrecía en
las ciudades griegas) se halla situada, en Samos, en el monte
Ampelo, encima del teatro. Cf. E. BUSCHOR, &amosu, Neue
deutsche Ausgrab. im Mittelmeergeb. und im Vord. Orient, 1959,
páginas 197 y sigs.
" El texto debe presentar una laguna, pues no es verosímil

que Meandrio hiciese llamar a todos los ciudadanos de Samos,
sino s610 a aquellos que, presumiblemente, podnan oponérsele
en el ejercicio de la tiranía. Hay que sobreentender, pues, «a
los personajes más importantes de Samosm, o una expresión
similar (como se deduce, además, del hecho de que esos ciuda-
danos fueran posteriormente asesinados).

Posteriormente Licareto fue nombrado por los persas go-
bernador de la isla de Lemnos. Cf. V 27, l.

Page 126

254 HISTORIA LIBRO III 255

alzó nadie las manos contra ellos, sino que los partida-
rios de Meandrio, incluido el propio Meandrio, decla-
raron que estaban dispuestos a salir de la isla 735 al am-
paro de una tregua. ótanes se avino a estas condic i~
nes y, después de haber concluido una tregua, los per-
sas de mayor rango se hicieron colocar unos sitiales
frente a la acrópolis y tomaron asiento.

145 Por cierto que el tirano Meandrio tenía un hermano
bastante desequilibrado, cuyo nombre era Carilao. Este
sujeto, por cierto delito que sin duda había cometido,
se hallaba preso en una mazmorra. Pues bien, resulta
que, en aquellos momentos, al oír lo que ocurría, se
asomó por una reja de la mazmorra y, cuando vio que
los persas estaban sentados tranquilamente, se puso a
dar voces y a exclamar una y otra vez que quería man-

2 tener una entrevista con Meandrio. Entonces éste, al
oírlo, ordenó que lo pusiesen en libertad y que lo con-
dujeran a su presencia. Y en cuanto compareció ante
él, empezó a increpar y a tildar de cobarde a su her-
mano, tratando de convencerlo para que atacase a los
persas, en los siguientes términos: «¡Grandísimo cobar-
de! ¿A mí, que soy tu propio hermano, y que no he co-
metido ninguna falta que mereciera la cárcel, me has
cargado de cadenas considerándome acreedor al cala-
bozo, y, en cambio, cuando ves que los persas te están
expulsando y te están dejando sin casa, no te atreves
a desquitarte, pese a que es tan sumamente fácil poder

3 aplastarlos? Ahora bien, si lo que ocurre es que sientes
pavor ante ellos, préstame tus mercenarios% y yo los
castigaré por haber venido hasta aquí; que, en lo que
a ti se refiere, estoy dispuesto a facilitarte la salida de
la isla^.

A causa de la matanza de los samios que había ordenado
Licareto.

7x Los mercenarios de que disponía Polícrates (cf. 111 45, 3)
y que habrían permanecido en Sarnos al servicio de Meandrio.

Esto fue lo que dijo Carilao; y, por su parte, 146
~ e a n d r i o aceptó la proposición, no por haber llegado,
creo yo, a tal extremo de insensatez 737 como para su-
poner que sus fuerzas podrían imponerse a las del rey,
sino porque su resentimiento contra Silosonte hubiese
sido mayor si éste, sin esfuerzo alguno, hubiera logrado
recobrar la ciudad intacta. Pretendía, pues, debilitar lo 2
más posible el poderío sarnio, mediante una provoca-
ción a los persas, y entregar la isla en esas condiciones,
pues estaba plenamente seguro de que, si los persas
sufrían un atropello, iban a irritarse sumamente con
los samios; además, sabia qye él tenia asegurada su sa-
lida de la isla en el momento en que lo deseara, pues
se había hecho construir un pasadizo secreto que lle-
vaba desde la acrópolis hasta el mar7u. Meandrio, en 3
definitiva, zarpó por su cuenta de Samos, mientras que
Carilao proporcionó armas 739 a todos los mercenarios,
abrió de par en par las puertas 740 y los lanzó contra
los persas, que no sólo no esperaban nada semejante,
sino que, como es lógico, creían que todo se hallaba
arreglado. Y, en su irrupcih, los mercenarios mataron

7n Pues, al contrario que su hermano Carilao, no estaba
.bastante desequiiibrado~.

ns No se han encontrado restos arqueológicos de este pre-
tendido túnel. Posiblemente, Heródoto se está haciendo eco de
una tradición samia que explicada la huida de Meandrio. Este
túnel debe de ser, sin más, el *túnel de Eupaiinow, que aprovi-
sionaba de agua la ciudad a través del monte Ampelo y que
serviría como salida de emergencia en caso de necesidad.
Cf. supra nota 111 308.

739 El acuerdo concertado entre Otanes y Meandrio estipu-
lana sin duda la entrega de las armas por parte de los merce-
narios.

'40 Las puertas de la acrópolis, donde estaría establecido
Meandrio en compañía de los mercenarios, para evitar la ira de
las principales familias de la isla tras el asesinato en masa per-
petrado por Licareto (cf. 111 143, 2). En Ia acrópolis habrfa algún
a~senal, del que los persas no tendrían noticia, y de 61 pudo
sacar las armas Carilao.

Page 249

500 HISTORIA NOMBRES 501

SALMIDESO, ciudad de Tracia:
IV 93 (4 B 3).

SALMOXIS, divinidad de los ge-
tas: IV 94, 95, 96.

SAMIO, natural de Esparta: 111
55.

SAMIOS, habitantes de Samos:
111 26, 44, 45, 46, 47, 48, 49,
54, 55, 57, 58, 60, 146; IV 88,
152.

SAMOS, isla del Egeo: 111 39,
40, 43, 44, 45, 47, 48, 49, 54,
55, 56, 59, 120, 121, 122, 125,
127, 131, 139, 140, 142, 143,
144, 146, 148, 149, 150; IV 43,
87, 88, 95, 138, 162, 163, 164
(6 D-E 3).

SARANGAS, pueblo de Asia: 111
93, 117 (1 C 3).

SARDES, capital de Lidia: 111 5,
48, 49, 120, 126, 128, 129; IV
45 (6 E 3).

SASPIRES, pueblo de Asia: 111
94; IV 37, 40 (1 B 2).

SATACIDAS, pueblo de Asia: 111
91 (1 D 2).

SATASPES, noble persa: IV 43.
SAULIO, rey escita: IV 76.
SAUR~MATAS, pueblo establecido

al este del Tanais: IV 21, 57,
102, 110, 116, 117, 119, 120, 122,
128, 136 (4 D 2).

SERB~NIDB, lago egipcio: 111 5
(1 A 3).

SESTO, ciudad del Helesponto:
IV 143 (6 D 1).

SID~N, ciudad de Fenicia: 111
136 (1 A 2).

SIFNIOS, habitantes de Sifnos:
111 57, 58.

SIFNOS, isla del Egeo: 111 57,
58 (6 C 3-41.

SICEO, cabo de ,la Tróade: IV
38 (6 D 2).

SILOSONTE, tirano de Samos:
111 39, 139, 140, 141, 144, 146,
147, 149.

S~NDICA, región sita al este de
Escitia: IV 86 (4 GD 2).

SINDOS, habitantes de Sindica:
IV 28.

SINOPE, ciudad de Anatolia: IV
12 (4 C 3).

SIRACVSA, ciudad de Sicilia: 111
125 (5 C 2).

SIRGIS, río de Escitia (= Hir-
gis?): IV 123.

SIRIA PALESTINA, región del Me-
diterráneo oriental: 111 6, 62,
64, 91; I V 39 (1 A 3).

SIRIOS CAPADOCIOS, habitantes
de Anatolia: 111 90 (1 A 2).

SIRIOS PALESTINOS, habitantes
de Palestina: 111 5, 91.

SIRTE, golfo de Libia: IV 169,
173 (5 B-C 2).

SITALCES, rey de Tracia: IV 80.
Socoos, pueblo de Asia: 111 93.
SOLUNTE, cabo de Libia occi-

dental: IV 43 (3).
S~STRATO, comerciante de Egi-

na: IV 152.
SUNIO, cabo del Atica: IV 99

(6 C 3).
SUSA, capital del imperio per-

sa: 111 30, 64, 65, 70, 91, 129,
132, 140; IV 83, 84, 85 (1 B 3).

TABITI, divinidad escita: IV 59.
TAGIMASADAS, divinidad escita:
IV 59.

TAICETO, cadena montañosa del
Peloponeso: IV 145, 146, 148
(6 B 34).

TAMANEOS, pueblo de Asia: 111
93, 117 (1 C 3).

TANAIS, río de Escitia (= Don):
IV 20, 21, 45, 47, 57, 100, 115,
116, 120, 122, 123 (4 D 1).

TANIRAS, caudillo libio: 111 15.
TARENTINOS, habitantes de Ta-

rento: 111 136, 138.
TARENTO, ciudad de la Magna

Grecia: 111 136, 138; IV 99
(5 C 1).

TARGITAO. primer rey de Esci-
tia: IV 5, 7.

TARTESO, región de Europa oc-
cidental: IV 152, 192 (3).

TAVOUIRA, ciudad de Libia: IV
171 (5 C 2).

TAURICA, región de Escitia
( = Cnmea): IV M, 99, 100
(4 C 2).

TAURICOS, montes de la Táuri-
ca: IV 3 (4 C 2).

TAUROS, habitantes de la Táu-
rica: IV 99, 100, 102, 103, 119.

TAXACIS, rey escita: IV 120.
TÉARO, río de Tracia: IV 89,

90, 91 (4 A 3).
TEASPIS, noble persa: IV 43.
TEBANOS, habitantes de Tebas:

111 10.
TEBAS, ciudad del Alto Egipto:
111 10, 25, 26; I V 181 (5 D 3).

T B L E ~ ~ ~ , ciudadano samio: 111
41.

TELESARCO, noble samio: 111
143.

TEMISCIRA, ciudad de Anatolia:
IV 86 (4 C 3).

TEMIS~N, comerciante de Tera:
IV 154.

TENIOS, habitantes de Tenos:
IV 33.

TENOS, isla del Egeo: IV 33
(6 D 3).

TEOOORO, escultor, arquitecto y
pintor natural de Samos: 111
41.

TEOS, ciudad de Jonia: 111 121
(6 E 3).

TERA, isla del Egeo: IV 147,
148, 149, 150, 151, 153, 154, 155,
156, 164 (6 D 4).

TERAS, espartiata epónimo de
Tera: IV 147, 148, 149, 150.

TEREOS, habitantes de Tera:
IV 150, 151, 152, 153, 154, 155,
156, 161.

TERES, rey de Tracia: IV 80.
TERMODONTE, río de Anatolia:
IV 86, 110 (4 C-D 3).

TERSANDRO, espartiata: IV 147.
TESALIA, región de Grecia s e p

tentrional: 111 96 (6 B 2).
TESTE, fuente de Libia: IV 159.
TIARANTO, afluente del Istro:
IV 48 (4 A-B 1-2).

TIBARENOS, pueblo de Asia: 111
94 (1 B 2).

TIBISIS, afluente del Istro: IV
49.

TIF~N, divinidad griega identi-
ficada con Seth: 111 5.

TIMNBS, funcionario escita: IV
76.

Page 250

502 HISTORIA

TINDARIDAS, descendientes de
Tindáreo, rey de Esparta
(Cástor y Pólux): IV 145.

TIRES, río de Escitia (= DniCs-
ter): IV 11, 47, 51, 52, 82 (4
A-B 1).

TIRIOS, habitantes de Tiro,
ciudad de Fenicia: IV 45.

TIRITAS, colonos griegos esta-
blecidos en Escitia: IV 51 (2
B 3).

TIS~GBTAS, pueblo establecido
en las estribaciones de los
Urales: IV 22, 123 (3).

TISAMENO, descendiente de Cad-
mo: IV 147.

TORICO, aldea del Atica: IV 99
(6 C 3).

TRACIA, región de Europa orien-
tal: IV 49, 80, 89, 99, 143 (6
C-E 1).

TRACIOS: 111 90; IV 74, 80, 93,
94, 95, 104, 118.

TRACIOS CROBIZOS, pueblo de
Europa: IV 49 (4 A-B 2).

TRASPIS, tribu escita: IV 6.
TRECENIOS, habitantes de T r s

cén, ciudad del Peloponeso:
111 59 (6 C 3).

TRIBALICA, llanura de Europa:
IV 49 (4 A 2).

TRIOPIO, cabo de Asia Menor:
IV 38 (6 E 4).

TRIT~N, río de Libia: IV 178,
180, 191 (5 B 2).

TRIT~N, divinidad griega: IV
179, 188.

TRIT~NIDE, lago de Libia: IV
178, 179, 180, 186, 187, 188 (5
B 2).

TR~ADE, región de Asia Menor:
IV 38 (6 D 1-2).

TROYANOS, habitantes de Tro-
ya, ciudad de la Tr6ade: IV
191 (6 D 2).

UMBR~A, región de Italia: IV 49 fNDICE GENERAL
(5 B 1).

Unos, pueblo de Asia: 111 93
(1 c 3). Págs.

LIBRO TERCERO : Talía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
YANISO, ciudad de Palestina:

111 5 (1 A 3). Sinopsis 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
YAPICIA, regi6n de Italia m e Variantes respecto a la edición oxoniensis de

ridional: 111 138; IV 99 (5 Hude . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
c 1).

YAPIGIO~, pueblo asentado en
LIBRO CUARTO: Melpdmene . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 Yapigia: IV 99.

YIRCAS, pueblo sito al
los Urales: IV 22.

ZACINTIOS, habitantes
cinto: 111 59.

ZACINTD, isla del mar
IV 195 (6 A 3).

sur de

de Za-

Jónico:

Z~VECES, pueblo de Libia: IV
193 (5 B 2).

ZEUS, principal divinidad del
panteón griego: 111 25, 124,
125; IV 5, 59, 127. 180, 181.

ZEUS BEM: 111 158.
ZEUS ELEUIERIO: 111 142.
Zeus LICEO: IV 203.
ZEUS TEBANO: IV 181.
Z~PIRO, noble persa: 111 153,

155, 156, 157, 158, 160; IV 43.
Z~PIRO, nieto del anterior: 111

160.

Sinopsis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
Variantes respecto a la edición oxoniensis de

Hude ....................................... 275

f NDICE DE NOMBRES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 483

Similer Documents