Download 54873844 Comentario Biblico Mundo Hispano TOMO 12 EZEQUIEL Y DANIEL PDF

Title54873844 Comentario Biblico Mundo Hispano TOMO 12 EZEQUIEL Y DANIEL
TagsJacob Messiah Moses
File Size10.7 MB
Total Pages425
Table of Contents
                            PORTADA
PREFACIO GENERAL
HISTORIA GENERAL DE ISRAEL Rogelio Duarte
EZEQUIEL
	INTRODUCCIÓN
	BOSQUEJO
	TEXTO, EXPOSICIÓN Y AYUDAS PRÁCTICAS
		I. PRIMERA PARTE: MENSAJE DE JUICIO, 1:1–24:27
			1. Contexto del mensaje de Ezequiel, 1:1–3:27
				(1) Contexto histórico: Tiempo y lugar que le tocó vivir, 1:1–3
				(2) Contexto teológico: Visión de la gloria de Dios, 1:4–28
				(3) Contexto ministerial: Visión del desafío que tenía el profeta, 2:1–3:27
			2. Mensajes proféticos sobre Judá y Jerusalén, 4:1–7:27
				(1) Acciones simbólicas sobre Jerusalén, 4:1–5:17
				(2) Profecías sobre la destrucción de Jerusalén, 6:1–7:27
			3. Mensajes proféticos contra el templo, 8:1–14:23
				(1) Visiones del templo, 8:1–11:25
				(2) Acciones simbólicas, 12:1–28
				(3) Mensajes contra los líderes del pueblo, 13:1–14:11
				(4) La seguridad del juicio, 14:12–23
			4. Alegorías y mensajes de juicio, 15:1–24:27
				(1) Tres alegorías sobre la necesidad del castigo, 15:1–17:24.
				(2) Mensaje sobre la responsabilidad individual, 18:1–32
				(3) Alegoría de los leoncillos y la vid, 19:1–14
				(4) Mensaje sobre la historia de Israel, 20:1–49
				(5) Alegoría de la espada, 21:1–32
				(6) Mensaje contra la ciudad sangrienta, 22:1–31
				(7) Alegoría de las dos hermanas, 23:1–49
				(8) Alegoría de la olla hirviente, 24:1–14
				(9) La muerte de la esposa de Ezequiel, 24:15–27
		II. SEGUNDA PARTE: MENSAJES CONTRA LAS NACIONES, 25:1–32:32
			1. Mensajes contra las naciones vecinas, 25:1–17
			2. Mensajes contra Tiro y Sidón, 26:1–28:26
				(1) Mensaje contra Tiro, 26:1–21
				(2) Lamentación sobre Tiro, 27:1–36
				(3) Mensaje contra Tiro, 28:1–10
				(4) Lamento sobre el rey de Tiro, 28:11–19
				(5) Mensaje contra Sidón, 28:20–23
				(6) La restauración de Israel, 28:24–26
			3. Mensajes contra Egipto, 29:1–32:32
				(1) Mensaje contra el faraón y su reino, 29:1–16
				(2) La entrega de Egipto a Nabucodonosor, 29:17–21
				(3) “El día de Jehovah” contra Egipto, 30:1–19
				(4) El brazo roto de faraón, 30:20–26
				(5) La alegoría del cedro espléndido, 31:1–18
				(6) Lamentación sobre el faraón, 32:1–16
				(7) Descenso del faraón al Seol, 32:17–32
		III. TERCERA PARTE: MENSAJES DE ESPERANZA, 33:1–48:35
			1. Mensajes proféticos sobre la restauración de Israel, 33:1–36:38
				(1) Mensajes sobre la responsabilidad, 33:1–20
				(2) La corrupción última de Israel, 33:21–33
				(3) Los pastores de Israel, 34:1–31
				(4) Mensaje contra el monte Seír [Edom], 35:1–15
				(5) Mensaje sobre los montes de Israel, 36:1–38
			2. Visión profética sobre la restauración de Israel, 37:1–14
			3. Drama profético sobre la restauración de Israel: Las dos varas, 37:15–28
			4. Mensaje profético contra Gog, rey de Magog, 38:1–39:
				(1) La invasión de los ejércitos de Gog, 38:1–16
				(2) La destrucción de Gog, 38:17–39:20
				(3) El testimonio final a través de Israel, 39:21–29
			5. Visión profética sobre la comunidad restaurada, 40:1–48:35
				(1) Introducción a la visión, 40:1–4
				(2) El templo restaurado, 40:5–42:20
				(3) La restauración de la gloria de Jehovah, 43:1–12
				(4) El culto restaurado, 43:13–47:12
				(5) Los límites de la comunidad restaurada, 47:13–23
				(6) El territorio de las tribus, 48:1–29
				(7) La restauración de Jerusalén, 48:30–35
DANIEL
	INTRODUCCIÓN
	BOSQUEJO
	TEXTO, EXPOSICIÓN Y AYUDAS PRÁCTICAS
		I. LA HISTORIA DE SEIS CONFLICTOS, 1:1–6:28
			1. Introducción, 1:1, 2
			2. Presentación de los jóvenes judíos, 1:3–7
			3. Los jóvenes se resisten a la idolatría, 1:8–21
			4. La verdadera sabiduría: el sueño de Nabucodonosor, 2:1–49
			5. La estatua de oro: la prueba de la fidelidad, 3:1–30
			6. El conflicto de soberanía: ¿Quién es Dios?, 4:1–37
			7. La falta de respeto por lo sagrado, 5:1–31
			8. Daniel en el foso de los leones: fidelidad versus autoridad gubernamental,6:1–28
		II. LA INTERVENCIÓN DIVINA Y LA VICTORIA, 7:1–12:4
			1. La inminente intervención de Dios, 7:1–28
			2. El cuerno pequeño y el fin, 8:1–27
			3. La esperanza, 9:1–27
			4. La visión del fin 10:1–12:4
				(1) Antecedentes de la visión, 10:1–11:1
				(2) Interpretación de la visión, 11:2–12:4
				(3) Clímax de la visión, 12:1–4
		III. EPÍLOGO, 12:5–13
                        
Document Text Contents
Page 2

~ 2 ~ 
 

[p 3]

COMENTARIO BÍBLICO
MUNDO HISPANO

TOMO 12
EZEQUIEL Y DANIEL

Editores Generales
Juan Carlos Cevallos

Rubén O. Zorzoli
EDITORIAL MUNDO HISPANO

Page 212

~ 212 ~ 
 




(1) Mensaje contra Tiro, 26:1–21. De la misma manera que en los casos anteriores el

primer paso es identificar de manera precisa a quién está dirigido el mensaje; en este caso
se tomarán los dos mensajes: contra Tiro [p 245] (26:1–28:19) y contra Sidón (28:20–26).

a. El destino de Tiro, 26:1–6. Se debe comenzar la lectura teniendo en cuenta algunos
aspectos para una mejor comprensión del texto. Este mensaje comienza ubicando cronoló-
gicamente las palabras que el profeta va a presentar. Siguiendo la cronología que se pre-
sentó en la Introducción, ubicaría este mensaje en el año 586, es decir poco después (o ca-
si simultáneamente) con la destrucción de Jerusalén. Este no es un dato menor, especial-
mente pensando en el pasaje que se relaciona con Tiro.

La palabra hebrea que se traduce Tiro (v. 2, tsor6865) tiene una variante que se puede
traducir roca o pedernal, el término que usamos en castellano se deriva de la traducción
griega (LXX: Tiros). Posiblemente el nombre le fuera puesto dado que se edificó en una “pe-
queña isla” rocosa. Al mismo tiempo el nombre pudo dar a los habitantes cierta seguridad
de que su ciudad era tan fuerte como una roca.

(a) Descripción del pecado de Tiro, 26:2. En estos primeros versículos del capítulo
hay muchas semejanzas con 25:1–6 (el mensaje contra Amón). De la misma manera que
aquel presenta el pecado de Tiro, que comienza con la misma palabra hebrea, indica la
alegría que tenía por la desgracia o infortunio de Jerusalén. El eje de la acusación se en-
cuentra en la expresión yo estaré llena, y ella desolada. Tiro consideraba a Jerusalén como
su rival comercial, por lo que la destrucción de la misma le permitía tener mayor ganancia
(estaré llena). Se podría decir que las naciones de la zona de Transjordania encontraban en

Page 213

~ 213 ~ 
 

Jerusalén un lugar más cercano con el que comerciar, como podemos ver en la referencia a
la que era puerta de los pueblos.

(b) Descripción del castigo, 26:3–6. Notemos que el pasaje comienza con la declara-
ción de quien está detrás del juicio. No es el pueblo de Israel el que habla sino Dios mismo;
no se trata de un conflicto entre dos pueblos, Jehovah el Dios de Israel es el que defenderá
a su pueblo.

A continuación presenta una serie de expresiones del castigo, la primera es: Haré subir
muchas naciones; es de notar que la palabra que se usa para naciones (goyyim1471) se usa
para naciones extranjeras. Es decir naciones que vendrán de lejos son las que Dios usará
para castigar a Tiro.

La segunda expresión de juicio se encuentra en la frase arruinarán los muros de Tiro y
destruirán sus torreones (v. 4a). Se trata de una descripción muy vívida de las defensas con
las que ellos habían fortalecido la ciudad, que como se dijo anteriormente tenía sus propias
defensas naturales. Les debía parecer imposible a los habitantes de Tiro sufrir semejante
destino, sobre todo después de que Nabucodonosor la había sitiado por años y se había
mantenido inexpugnable. Dios lo iba a hacer.

La tercera expresión del juicio se encuentra en la frase barreré de ella sus escombros y
la convertiré en una roca desnuda (v. 4b), aquí se muestra la magnitud de la destrucción.
No quedará nada, quedará en una roca desnuda, es decir el suelo antes de la construcción
de la ciudad.

En cuarto lugar, dice que se convertirá en tendedero de redes en medio del mar (v. 5a).
Ya se ha mencionado que inicialmente era una pequeña isla, y volvería a ser una “parada”
de los barcos pesqueros, donde reparaban sus redes antes de seguir.

En quinto lugar, dice el texto que será saqueada por las naciones (v. 5b). Como se puede
ver comienza y termina con una referencia a las naciones (usa la misma palabra hebrea),
pero mientras que en la primera afirmación solo dice que estas subirán, ahora profundiza
lo que van a hacer; la ciudad [p 246] será objeto del saqueo. En esta frase hay una ironía,
ellos que habían pensado en enriquecerse a costa de la desgracia de otro (Jerusalén) ahora
serían el motivo por el cual otros se beneficiarían.

Termina la descripción del castigo (v. 6) con una frase que puede causar extrañeza: y
sus hijas que están en el campo serán muertas a espada. Las traducciones LBLA o NVI
aclaran la frase traduciendo: “sus poblados tierra adentro”. Se refiere a las poblaciones que
dependían de Tiro, y que producto de la guerra y la derrota de esta caerían también. Estas
aldeas o pequeñas ciudades estaban en tierra, es decir no estaban en el mar (islas) como
ella.

Volvemos a recordar que el texto comienza diciendo que esto será obra de Dios y no de
los hombres. Se debe prestar atención a las primeras frases del v. 3 y la última del v. 6. Es
Dios mismo quien demostrará su poder, para que ellos puedan apreciar y comprender
quién era él. Las naciones que usan a las otras en beneficio propio, o que se alegran de lo-
grar alguna ganancia a costa del sufrimiento de otro no pueden pensar que Dios quedará
impasible ante esto.

b. Nabucodonosor, el instrumento del castigo divino, 26:7–14. El v. 7 comienza con
la afirmación de que es Dios mismo el que traerá a Nabucodonosor. Un primer dato a seña-
lar es que tanto en los libros de Jeremías como Ezequiel utilizan una forma distinta de es-
cribir el nombre de este rey, escribiéndolo siguiendo la tradición aramea. Este es identifi-
cado con dos títulos; por un lado se lo presenta como rey de Babilonia, una forma que fue
usada en el libro de Ezequiel en otros lugares (17:12; 19:9; etc.), a lo que se agrega rey de
reyes, esta es una frase que se usa para indicar que tenía reyes de las naciones dominadas
a su servicio. Estos dos títulos tienen como propósito mostrar el poder de este rey. A pesar

Page 424

~ 424 ~ 
 

de J.C.). No se indica si el fin sería por medio de un golpe catastrófico o si ocurriría sobre
un período de tiempo. Otros consideran que los tres años y medio son la última mitad de
los siete años de la llamada gran tribulación (el final) antes del regreso de Cristo.

La última parte del v. 7 es difícil de interpretar. En el texto hebraico se lee literalmente:
“Y cuando aquello se finaliza (llega al fin) el quebrantamiento de la mano (el poder) la gente
santa sería lograda todas estas cosas” (traducción del autor).

Todas estas cosas se cumplirán cuando se acabe el quebrantamiento de la fuerza del
pueblo santo (v. 7); sin embargo, la LXX tiene: “… cuando se acabe la fuerza de aquel que
quebranta el pueblo santo”. Probablemente la LXX interpreta bien el texto. De la primera
traducción, algunos piensan que la fuerza del pueblo de Dios (los judíos o cualquier elegi-
do) será destruida; otros lo ven como la diáspora de los judíos y su regreso a la tierra santa
antes de la tribulación final.

Todas estas cosas se cumplirán cuando … No dice, “cuando todas estas cosas se
hubieran sido cumplidas …”; estas cosas estaban en el proceso de cumplirse. La dificultad
del texto ha resultado para algunos estudiosos en el hecho de proyectar los versículos al
futuro distante, a la presencia y obra del Anticristo en el fin del tiempo. No es para des-
acreditar la creencia en la tribulación del fin, ni del anticristo; habrá tribulaciones y
vendrán muchos anticristos antes del fin. Lo que no se debe olvidar es que el profeta bíbli-
co hablaba primeramente a su generación. Por cierto, los principios propuestos son eternos
y han de servir a todas las generaciones hasta el fin. Daniel hablaba a su propia gente en
su propia crisis y parece que las visiones del futuro fueron interpretadas más tarde por un
autor desconocido inspirado para que fueran dirigidas a la crisis de la helenización. El re-
ino de Dios, esperado inminentemente en aquel entonces, se demoró un siglo y medio an-
tes de ver su cumplimiento. En un sentido histórico y [p 492] simbólico, el hecho de Cristo
fue el fin del comienzo de la historia de la salvación, señalada en el antiguo pacto, y fue el
comienzo del fin de ella (el plan de la salvación) marcada por el nuevo pacto. El Salvador
ha de volver para finalizar la obra redentora divina. Mientras tanto, con la misma esperan-
za anunciada por Daniel y con los principios eternos como un modelo histórico de guía,
durante las tribulaciones terrenales los creyentes continuaremos viviendo en esperanza,
con la confianza de que Dios es quien controla el tiempo y la eternidad. La victoria está se-
gura y el tiempo (el evento y cuándo) está determinado por Dios. El tiempo cronológico y
los detalles no han sido revelados todavía, y serán conocidos después de ocurrido el hecho
y no antes (como en su primera venida). El propósito del libro es asegurar a todos los
oprimidos que Dios está en control de su mundo y, a la vez, animarles a mantenerse fieles
hasta el fin, sin importar cuándo será ese fin. Por lo tanto, debemos estar listos siempre; el
fin se acerca con rapidez y vendrá sorpresivamente.

El v. 8 contiene la conclusión del libro, la cual sigue la forma literaria de 8:15–26. Al no
entender la respuesta, Daniel preguntó: ¿Cuál será el final de estas cosas? Su pregunta
trataba de lo que pasaría después del cumplimiento de las cosas mencionadas en el v. 7; es
decir, después de la destrucción de aquel que había quebrantado el pueblo santo … ¿Cuál
será? La destrucción del “cuerno pequeño”, Antíoco Epífanes, no necesariamente traería la
paz y prosperidad al pueblo. ¿Cuál sería el destino de los fieles? Daniel aquí pide más in-
formación.

La repuesta viene en la forma de un repaso de la visión, seguido por una bendición y
una promesa. Las palabras cerradas y selladas (v. 9) son las que mencionó en 8:26; 9:24 y
12:4. También se encuentra el tiempo del fin en 8:17; 11:35, 40; 12:4. En 11:35 también se
emplean expresiones de pureza: “Serán limpiados, emblanquecidos y purificados” y los sa-
bios sí entenderán, en 11:33, 35.

Dos de los hechos de Antíoco más desastrosos en cuanto al culto judío fueron quitar el
sacrificio continuo y la abominación desoladora. Desde aquel tiempo habrá 1.290 días, o 43
meses de 30 días cada uno (tres años y medio son 42 meses); de modo que esto no con-

Page 425

~ 425 ~ 
 

cuerda precisamente con lo anterior. Se ha sugerido que la inserción de un mes resultaría
en 1.290 días exactamente. De cualquier manera, los días se aproximan al período de tres
años y medio (ver Apoc. 11:3; 12:6). Del contexto, es lógico pensar que el período represen-
ta el tiempo entre que se detendrán las ofrendas continuas hasta la dedicación del templo
nuevamente y la continuación de ellas (164 a. de J.C.; 1 Macabeos 4:52 ss.).

¡Bienaventurado el que espere y llegue hasta 1.335 días! (v. 12). Aquí se agregan 45 días
a los 1.290. Algunos sugieren que la primera fecha se refiere a la muerte de Antíoco, y la
segunda a la nueva dedicación del templo. Otros piensan que la primera fecha indicaría el
tiempo de la liberación de la persecución, y la segunda el tiempo cuando sería establecido
el reino de justicia.

El libro termina con una bendición (v. 12) y una promesa (v. 13). El descanso de Daniel
probablemente significa su muerte; sin embargo, al fin de los días se levantará para recibir
[su] heredad al fin de los días. Un libro de esperanza no podría tener una conclusión más
apropiada.

Similer Documents