Download Límites sanadores PDF

TitleLímites sanadores
Tags Depression (Mood) Happiness & Self-Help Bible
File Size505.5 KB
Total Pages90
Document Text Contents
Page 2

Capítulo. Veintiuno: Pasar de la muerte a la vida…………………………….p 79

Epílogo………………………………………………………………………………….p 83

INTRODUCCIÓN

En el acompañamiento nos confrontamos una y otra vez al tema del límite. Entre las
personas que buscan ayuda, existen muchas que padecen por no poder establecer
límites. Ellas no pueden decir no, sino que se encuentran bajo la presión interior
de satisfacer todos los deseos que les formulen. Piensan que deberían corresponder
a todas las expectativas posibles de los demás. Tienen miedo de decir no, porque
temen ya no sentirse pertenecientes, o porque creen que experimentarán rechazo si
se rehúsan a algo. Otras comen sin medida: no perciben su propio límite. Y padecen
por no poder ponerse límites.

Otras, a su vez, han perdido la capacidad de delimitarse frente a las personas de su
entorno. Sus límites se deshacen. De inmediato perciben lo que sienten los demás.
Pero no es positivo, de ninguna manera, ya que sus propios sentimientos se
confunden constantemente con los de los demás. Están expuestas a los estados de
ánimo del entorno y permiten que éstos las determinen. A veces tienen incluso la
impresión de que se desintegran. Viven desprotegidas. Quien analiza las historias
de vida de estas personas, notará pronto que las causas de ello con frecuencia se
remontan muy atrás. Las personas sin límites generalmente han sufrido en la infancia
la falta de respeto de sus límites. Tales experiencias lastiman a las personas
afectadas. No sólo duelen, muchas veces también tienen consecuencias
problemáticas y efectos posteriores duraderos: todos necesitamos nuestro marco de
protección. Un ejemplo es la madre que, sin golpear la puerta, ingresó al cuarto de su
hija, en su ausencia buscó en los cajones o leyó su diario. Una y otra vez se da este
caso: quien sufrió en la infancia tales lesiones a sus límites, a menudo tiene
dificultades en sus relaciones durante toda su vida. Los ejemplos pueden continuarse.
Todos muestran que nuestra vida únicamente puede resultar exitosa si la vivimos
dentro de determinados límites.

Page 46

CAPÍTULO (11) CUANDO TODO SE VUELVE EXCESIVO

De los sentimientos de culpa y el enfado innecesario

Un repliegue saludable

¿Cómo reaccionamos cuando todo se nos vuelve excesivo, cuando algo amenaza
crecer más allá de nuestra cabeza o cuando ya no sabemos qué hacer? Esta es una
situación que no sólo nos afecta a nosotros. Es decisivo que aprendamos a respetar
nuestros límites. Lucas nos cuenta cómo Jesús se aparta de los discípulos y los
hombres para rezar una y otra vez. Así está expresado en el capítulo 6: "En aquellos
días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios" (Le 6,12). Jesús percibe
que necesita tiempo para sí mismo, un tiempo en el que nadie puede molestar. Por
eso se repliega a la soledad. Él no se queja porque todos lo consultan continuamente,
porque todos quieren algo de él. El simplemente asume las consecuencias y se aleja
de los hombres para dirigirse al monte. Allí, en la soledad, encuentra la libertad y a
través de la oración toma contacto con su fuente interior. Experimenta el ser uno con
el Padre. La unidad con el Padre lo protege de ser "devorado" por los hombres.

Después de que Jesús pasara toda la noche solo en la oración, elige entre
sus discípulos a los doce apóstoles. La oración le había mostrado que debía delegar
su tarea en otros a fin de no perder su propio límite. Al igual que Moisés, también
Jesús reconoce así su límite. Moisés había reunido ancianos para liberarse. Jesús
designó discípulos y los envió a las ciudades de los alrededor para proclamar el
mensaje a los hombres y sanar a los enfermos. Les confió las mismas tareas que él
mismo cumplía. Jesús -Hijo de Dios- reconocía sus límites.

Confrontarse con los límites puede provocar sentimiento de culpa. Por esta razón,
muchos no tienen el valor para ello; retroceden intimidados: ¿Quizá todavía pudiera
ayudar a éste o a aquél? ¿Quizá pudiera realizar todavía esta disertación? De
alguna forma será posible. O dejan que los otros provoquen en ellos remordimientos:
"De pronto te vuelves egoísta. Sólo piensas en ti. Ya no percibes mis necesidades".
Es muy difícil defenderse de esto. Y dado que los sentimientos de culpa son
siempre desagradables, los evito y prefiero satisfacer todos los deseos de los hombres
a mi alrededor. Para esquivar la sensación de ser utilizado por los otros,
probablemente me engañe a mí mismo diciéndome que se trata de la voluntad de
Dios. En última instancia, estoy realizando algo bueno. Me necesitan,
entonces dejo que me utilicen. Inclusive trato de elevar aún más mi incapacidad de
delimitarme y la transformo en una virtud de la que estoy orgulloso. Sin embargo, una

Similer Documents