Download M.ª Luisa Sánchez León - REVUELTAS DE ESCLAVOS EN LA CRISIS DE LA REPUBLICA PDF

TitleM.ª Luisa Sánchez León - REVUELTAS DE ESCLAVOS EN LA CRISIS DE LA REPUBLICA
TagsSlavery Ancient Rome Historiography People
File Size3.4 MB
Total Pages71
Table of Contents
                            Créditos
REVUELTAS DE ESCLAVOS
EN LA CRISIS DE LA REPUBLICA
María Luisa Sánchez León
	Indice
	Introducción
	I. Años treinta del siglo II a.C.
		1. La primera «guerra servil»
en Sicilia
			a) Sumario
			b) Fuentes e historiografía
			c) Roma y Sicilia. El problema de la cronología
			d) Bandolerismo servil. Los esclavos-pastores
			e) Sublevación de los esclavos de Damófilo
			f) Euno, Rey Antíoco
			g) La guerra. Balance
		2. Sublevaciones en distintas
áreas
			a) Italia
			b) Macedonia
			c) Ática
			d) Délos
		3. La revuelta de Aristónico
			a) Sumario
			b) Documentación
			c) Fin de los Atálidas y cronología
de la revuelta
			d) Aristónico y la ciudad de Pérgamo
				Testimonios epigráficos
				Los cistóforos BA AP
			e) La toma de Tiatira. Aristónico «basileus» Eumenes III
			f) Un reino entre el Hermos y el Caico
	II. Fines del siglo II a.C.
		1. Italia-Ática
			a) Italia
			b) Ática
		2. La segunda «guerra servil»
en Sicilia
			a) Sumario
			b) Fuentes. Contexto causal
			c) Cronología y geografía
			d) Situación en Sicilia. Esclavos
y libres
			e) Desarrollo de la guerra
			f) Salvio y Atenión. La monarquía
	III. El siglo I a.C.: La guerra
de Espartaco
		1. Sumario
		2. Las fuentes: problemática
		3. Contexto y cronología
		4. La figura de Espartaco
		5. Composición social
			a) Número de participantes
			b) Los gladiadores.
El componente esclavo
			c) El problema de los libres
		6. Organización y desarrollo
del «bellum»
			a) Las primeras campañas
			b) División de los rebeldes.
El año -72
			c) Dirección de las operaciones
por Craso y fin de la guerra
				Craso asume el mando de la guerra
				Bloqueo de Espartaco en el Brucio:
invierno -72-71
				División de los rebeldes y fin
de la guerra: primavera -71
		7. Proyección contemporánea
	BIBLIOGRAFIA
                        
Document Text Contents
Page 1

HISTORIA Λ ^
“̂ MVNDO /I
AmiGVO τ ϋ

Page 2

f i m m
HISTORIA
°̂ MVNDO
ANTÎGVO

18.

19.

20.

21 .

22.

23.

24.

gnegtf.
J. J. Sayas, Las ciudades de Jo-
nia y el Peloponeso en el perío­
do arcaico.
R. López M elero, El estado es­
partano hasta la época clásica.
R . López M elero, La form a-
ción de la democracia atenien­
se, I. El estado aristocrático.
R. López Melero, La form a­
ción de la democracia atenien­
se, II. D e Solón a Clístenes.
D . Plácido, Cultura y religión
en la Grecia arcaica.
M . Picazo, Griegos y persas en
el Egeo.
D . Plácido, La Pentecontecia.

Esta historia, obra de un equipo de cuarenta profesores de va­
rias universidades españolas, pretende ofrecer el último estado
de las investigaciones y, a la vez, ser accesible a lectores de di­
versos niveles culturales. Una cuidada selección de textos de au­
tores antiguos, mapas, ilustraciones, cuadros cronológicos y
orientaciones bibliográficas hacen que cada libro se presente con
un doble valor, de modo que puede funcionar como un capítulo
del conjunto más amplio en el que está inserto o bien como una
monografía. Cada texto ha sido redactado por. el especialista del
tema, lo que asegura la calidad científica del proyecto.

1. A. Caballos-J. M. Serrano,
Sumer y Akkad.

2. J. U rruela , Egipto: Epoca Ti-
nita e Imperio Antiguo.

3. C. G . W agner, Babilonia.
4. J. U rruela , Egipto durante el

Imperio Medio.
5. P. Sáez, Los hititas.
6. F. Presedo, Egipto durante el

Imperio Nuevo.
7. J. A lvar, Los Pueblos del Mar

y otros movimientos de pueblos
a fines del I I milenio.

8. C . G. W agner, Asiría y su
imperio.

9. C. G . W agner, Los fenicios.
10. J. M. Blázquez, Los hebreos.
11. F. Presedo, Egipto: Tercer Pe-

nodo Intermedio y Epoca Sal­
ta.

12. F. Presedo, J. M. Serrano, La
religión egipcia.

13. J. A lvar, Los persas.

14. J. C . Bermejo, El mundo del
Egeo en el I I milenio.

15. A. Lozano, La Edad Oscura.
16. J. C. Bermejo, El mito griego

y sus interpretaciones.
17. A. Lozano, La colonización

25. J. Fernández N ieto, La guerra
del Peloponeso.

26. J. Fernández N ieto, Grecia en
la primera mitad del s. IV.

27. D . P lácido, La civilización
griega en la época clásica.

28. J. Fernández N ieto , V. A lon­
so, Las condiciones de las polis
en el s. IV y su reflejo en los
pensadores griegos.

29. J. Fernández N ieto , El m un­
do griego y F Hipa de Mace­
donia.

30. M . A . R a b an a l, Alejandro
Magno y sus sucesores.

31. A. Lozano, Las monarquías
helenísticas. I: El Egipto de los
Lágidas.

32. A. Lozano, Las monarquías
helenísticas. II: Los Seleúcidas.

33. A. Lozano, Asia Menor he­
lenística.

34. M. A. Rabanal, Las monar­
quías helenísticas. III: Grecia y
Macedonia.

35. A. P iñero, La civilización he­
lenística.

R O M A
36. J. M artínez-P inna, El pueblo

etrusco.
37. J. M artínez-P inna, La Roma

primitiva.
38. S. M ontero, J. M artínez-P in­

na, El dualismo patricio-ple­
beyo.

39. S. M ontero , J . M artínez-P in-
na, La conquista de Italia y la
igualdad de los órdenes.

40. G. Fatás, El período de las pri-
meras guerras púnicas.

41. F. M arco, La expansión de
Roma por el Mediterráneo. De
fines de la segunda guerra Pú­
nica a los Gracos.

42. J. F. Rodríguez N eila, Los
Gracos y el comienzo de las
guerras civiles.

43. M .a L. Sánchez León, Revuel­
tas de esclavos en la crisis de la
República.

44. C. González R om án, La Re­
pública Tardía: cesarianos y
pompeyanos.

45. J. M. Roldán, Instituciones po­
líticas de la República romana.

46. S. M ontero, La religión roma­
na antigua.

47. J. M angas, Augusto.
48. J. M angas, F. J . Lomas, Los

Julio-Claudios y la crisis del 68.
49. F. J . Lomas, Los Flavios.
50. G. Chic, La dinastía de los

Antoninos.
51. U. Espinosa, Los Severos.
52. J. Fernández U biña, El Im pe­

rio Romano bajo la anarquía
militar.

53. J. M uñiz Coello, Las finanzas
públicas del estado romano du­
rante el A lto Imperio.

54. J. M. Blázquez, Agricultura y
minería romanas durante el
Alto Imperio.

55. J. M. Blázquez, Artesanado y
comercio durante el A lto Im ­
perio.

56. J. M angas-R . Cid, El paganis­
mo durante el A lto Imperio.

57. J. M. Santero, F. Gaseó, El
cristianismo primitivo.

58. G . Bravo, Diocleciano y las re­
formas administrativas del Im ­
perio.

59. F. Bajo, Constantino y sus su­
cesores. La conversión del Im ­
perio.

60. R. Sanz, El paganismo tardío
y Juliano el Apóstata.

61. R. Teja, La época de los Va-
lentinianos y de Teodosio.

62. D. Pérez Sánchez, Evolución
del Imperio Romano de Orien­
te hasta Justiniano.

63. G. Bravo, El colonato bajoim-
perial.

64. G. Bravo, Revueltas internas y
penetradones bárbaras en el
Imperio i

65. A. Jim énez de G arnica, La
desintegración del Imperio Ro­
mano de Occidente.

Page 35

34 Aka! Historia del Mundo Antiguo

Cistóforo de Eumenes II!.
Tiatira (Año Segundo). Kleiner-Noe

nos colocan de nuevo ante una colonia
militar macedonia formada por sinecis-
mo (Robert y Launey). También esta­
blecen un punto seguro de poder rebel­
de durante los dos últimos y decisivos
años de la guerra, ya que en -131 llegó
a Asia el cónsul P. Licinio Craso.

La actuación romana, que tuvo lugar
al año siguiente (-130), comenzó con
el asedio a Leuce, lo cual indica que
este centro portuario fortificado se ha­
llaba aún bajo control de Aristónico.
Los rebeldes, según Cardinali, en la
primavera del -130 derrotaron al pro­
cónsul y las tropas de los reyes aliados,
cayendo el rey Ariarates V de Capado-
cia y el propio Craso, cuya muerte ocu­
rrió en la batalla o en su huida hacia
Pérgamo. De tal hecho es relevante
que Craso murió a manos de un tracio,
lo cual contribuye a esclarecer la com­
posición del ejército de Aristónico-Eu-
m enes, que in tegraría a contingen­
tes tracios junto con colonos militares
m acedonios. Hallándose celebrando
el triunfo, se produjo la llegada a Asia
de uno de los cónsu les del -1 3 0 ,
Marco Perperna, hostigando a A ris­

tónico, que se refugió en Estratonicea.
Los ejemplares monetales con leyen­

da B A EY y nombre de ceca Estratoni­
cea indican la posesión por los rebel­
des de esta nueva plaza. No se trata de
la Estratonicea de Caria, como defen­
dió la historiografía, sino de la bien
fortificada Estratonicea en la rica lla­
nura del Caico superior (ver mapa),
según la identificación probaba por
Broughton en 1934 siguiendo teorías
anteriores. La aparición de la letra
delta en los cistóforos de Estratonicea
(ΣΤΡΑ) junto a la consabida leyenda
(véase reproducción de Kleiner-Noe),
confirma que fueron acuñados por Eu­
menes III el cuarto año de su reinado,
es decir, -130. Ello permite afirmar un
control simultáneo de dicho centro con
Apolonis y completar el texto de Estra­
bón que menciona la toma por el re­
belde de «otras plazas», así como fijar
geográficamente y datar los textos de
Orosio (V, 10, 5) y Eutropio (IV, 20,
2). Hallamos una concordancia entre
los cistóforos delta de Estratonicea, el
último de los cuatro años que Apiano
daba para la duración de la revuelta, y
la indicación de Orosio y Eutropio de
que en una plaza así nominada se pro­
dujo la rendición de Aristónico al cón­
sul de -130, M. Perperna. Este puso fin
al reinado de Eumenes III, que, junto
con el tesoro real, fue enviado a Roma.

Es h istó ricam en te decisivo este
aporte de la documentación numismá­
tica, susceptible de un futuro enrique­
cimiento, que contribuye a cambiar la
visión de la revuelta de Aristónico cer­
tificando su carácter no episódico, la
pretensión al trono y permitiendo esta­
blecer la existencia, límites cronológi­
cos y ámbito geográfico del reino de
Eumenes III tradicional mente descono­
cido (Sánchez León, 1986). Los cistó­
foros han revelado que el pretendiente
se proclamó rey con el nombre dinásti­
co Eumenes III, esclareciendo a Justi­
no (XXXVI, 4, 7... iustusque iam rex
videretur) y Eutropio (Collins, A ncW
1981), y ejerció su poder durante cua­
tro años en un reino globalmente asen-

Page 36

Revueltas de esclavos en la crisis de la República 35

tado entre el río Caikos (act. Bakir
Cayi) y las llanuras lidias del Hermos
(act. Gediz Irmak): Tiatira años alfa-
b eta ( -1 3 3 /1 3 2 ) , A polon is años
gamma-delta (-131/130) y Estratoni-
cea año delta (-130). Si la existencia
del reino es indiscutible, y rinde inútil
una sobrevaloración espacial a Caria,
puede entreverse su fuerza en la resis­
tencia militar exitosa a las tropas roma­
nas y a las de sus aliados (los reyes
Mitrídates V del Ponto, Nicomedes TI
de Bitinia, Ariarates V de Capadocia y
Pilemenes de Paflagonía). Tras la caída
de Estratonicea sobrevivieron en Misia
A baitis -á re a de habitación tribal—
bandas rebeldes, que redujo el cónsul
Aquilio.

La actuación de Aristónico, frente a
lo que se desprende de los autores clá­
sicos, parece obedecer a un plan con
claros objetivos para la defensa y su­
pervivencia de su reino. Ello le posibi­
litó simultanear acciones en Pérgamo y
la costa (probable mantenimiento del
control sobre Leuce en la costa norte
del golfo de Esmima y toma en un mo­
mento impreciso de Myndos, Samos y
Colofón -Flor. I, 35, 4-), lo cual per­
mite rom per con una interpretación
restrictiva del texto de Estrabón. El
mapa que hemos construido a partir de
los testimonios literarios y numismáti­
cos actuales puede ilustrar las dimen­
siones espaciales del poder rebelde.

La pervivencia del reino de Eume­
nes III y sus éxitos militares se expli­
can por su estratégica implantación in­
tegrando centros cardinales de la mo­
narquía atálida (control de los contac­
tos Pérgamo-Lidia, como, entre otros
aspectos, ha ev id en c iad o R obert
21962), la presumible creación de unos
cuadros políticos en simultaneidad a la
organización de la defensa, y sólidos
apoyos sociales y militares que indi­
rectamente revela la numismática. El
carácter de las cecas en que se acuña­
ron los cistóforos del basileus Eume­
nes permite afirmar que la monarquía,
asentada en un territorio de colonias
militares (lo eran Tiatira, Apolonis y

posiblemente tuvo población macedo-
nia Estratonicea -R obert- cercana a las
colonias militares de Nakrasa y Akra-
sos), contó con el apoyo de estos sol­
dados cultivadores de un lote de tierra
en las katoikiai frecuentes en Lidia y
Misia.

Dichos soldados-campesinos mace-
donios, descendientes de la emigración
macedonia tras -168 (segunda oleada
siglo y medio después de la coloniza­
ción seléucida) y de marcado carácter
antirrom ano (Collins, AncW 1980)
constituyeron el principal apoyo social
y m ilita r de A ristón ico-E um enes,

Cistóforo de Eumenes III.
Apolonis (Año Cuarto). Kleiner-Noe

Page 70

Revueltas de esclavos en la crisis de la República 69

Dumont, J. Chr. «A propos d'Aristo-
nicos», Eirene V (1966), 189-196.

Foucart, P. «La formation de la pro­
vince romaine d'Asie», MAI 37 (1904),
297-339.

Kampmann, M. «Aristonicos à Thya-
tire», RN XX (1978), 38-42.

Lens, J. «Crisis en Pérgamo en el siglo
Il a.C.», BIEH VI (1972), 63-73.

Lozano, A. «Levantamientos de escla­
vos en la segunda mitad del siglo II
a.C. (excep to S ic ilia )» , M H A nt 1
(1977), 75-87.

Martínez Lacy, R. «La rebelión de
Aristónico, ¿un movimiento utópico
antiguo?», Anuario de H istoria 11
(México 1983), 31-39.

M ileta, Chr. «Der Arislonikosaufs-
tand», Altertum 31 (1985), 119-123.

Robinson, E.S.G. «Cistophori in the
Name of King Eumenes», NC XIV, 6“
ser. (1954), 1-8.

Rubinsohn, Z.W. «The Bellum Asiati­
cum. A reconsideration», RIL CVII
(1973), 546-557.

Sánchez León, Ma L. «Aristónico:
basileus Eumenes III», Col. Intern. Es­
clavos y semilibres cn la Antigüedad
Clásica, Madrid 1986.
- «El fin de la basileia pergamena y la
crisis en 133 a.C.», Mayurga 21 (1985-
87), 31-43.

Schleussner, B. «Die Gesandtschafts-
rcise P. Scipio Nasicas im Jahr 133/2 v.
Chr. und die Provinzialisierung des
K ónigreichs Pergam on», Chiron 6
(1976), 97-112.

Vavrínek, V. La révolte d "Aristonicos,
Praga 1957.
- «Aristonicus of Pergamon, pretender
to the throne or leader of a slave re­

volt?», Eirene XIII (1975), 109-129.

Vogt, J. «Pergamon und Aristonikos»,
III Congr. Intern. Epigrafía greca e lati­
na, Roma 1959, 45-54 (=Sklaverei und
Humanitát, 61-68).

3. La guerra de Espartaco

Baldwin, B. «Two aspects of the Spar­
tacus slave revoit», CJ 62 (1964), 289-
294.

Brisson, J. P. Spartacus Paris 21969.

Capozza, M. «Spartaco e il sacrificio
del cavallo», CS 2, (1963), 250-293.

Dem an, A., y R aepsaet-C harlier,
M.T. «Notes sur la guerre de Sparta­
cus», ACD XVII-XVIII (1981-1982),
83-97.

Doer, B. «S partacus» , A ltertum 6
(1960), 217-233.

Doi, Μ. «A H istorical M eaning of
Spartacus' Uprising»/ «Why did Spar­
tacus stay in Italia?», Senshu J inbun
Ronsyu 20 (1978), 23-90 /23 (1979)
1-57, caps, traducidos del japonés.
- «La rivolta di Spartaco e l'antica Tra-
cia», AIGC 17, (1980-1981) 7-20.

Garzetti, A. «M. Licinio Crasso», A t-
henaeum X IX (1941), 3-37 / XX
(1942), 12-40/X X II (1944), 1-61.

Guarino, A. Spartaco. Analisi di un
mito, Napoli 1979.

Günther, R. Der Aufstand des Sparta­
cus. Die grossen sozialen Bewegungen
der Sklaven und Frcien am Ende der
romischen Republik, Berlin 1979.

Jaehne, A. Spartacus, K a m p f der
Sklaver, Berlin 1986.

Kamienik, R. «Uber das angebliche

Page 71

70 Akal Historia del Mundo Antiguo

Rossopfer des Spartacus», Eos 57,
(1967-1968), 282-287.
- «Die Zahlenangaben Liber den Spar-
tacus-Aufstand und inre Glaubwiirdig-
kcit», Altertum 16 (1970), 96-105.
- «La ritirata di Spartaco ed il mancato
passaggio in Sicilia», Storia sociale
ed economica dell'età classica negli
studi polacchi contemporanei, Milano
1975, 143-164.

Kolendo, J. «Uno Spartaco sconosciuto
nella Pompei osea: le pitture della casa
di Amando», Index 9 (1980), 32-40.

Korzeva, K.P. «Der Aufstand des Spar-
takus in der sow jetischen Ges-
chichtsschreibung», Klio 61 (1979),
477-496.

Levi, M.A. «Schiavitù e rivoluzione
nella repubblica rom ana», Index 3
(1972), 168-174.
- «La tradizione sui bellum servile di
Spartaco», Colloque 1971 sur Γ escla­
vage, París 1973, 171-174 (ambos en
Né liberi né schiavi. Gruppi sociali e
rapporti di lavoro nel mondo ellenisti-
co-romano, Milano 1976, 103-110 y
111-115.

Maroti, E. «De suppliciis. Zur Frage
der sizilianischen Zusammenhangc des
Spartakus-Aufstandcs, AAntHung 9
(1961), 41-70.

M arshall, H. A. «C rassus and Ihe
Command against Spartacus», A th e ­
naeum LI (1973), 109-121.

Míschulin, A.W. Spartacus. Abriss
der Geschichte des grossen Sklave-
naufstandes, Berlín 1952 (trad, del
ruso, Moscú 1947,21950).

Olivová, V. «Spartacustradition», Ei-
rene XVII (1980) 89-99.

Orena, R. «L'elemento sociale nella
storiografia sulla rivolta di Spartaco»,
Index 8 (1978-79), 144-153.
- Rivolta e rivoluzione. II «bellum» di
Spartaco nella crisidella Repubblica e
la riflessione storiografica moderna,
Milano 1984.

Rubinsohn, W.Z. «Was the bellum
spartacium a servile insurrection?»,
RFIC 99 (1971), 290-299.
- D er Spartakus-A ufstand und die
sow jetische G esch ich tssch re ib u n g ,
Konstanz 1983.

Scarborough, J. «Reflections on Spar­
tacus», AneW 1 (1978), 75-81.

Schuller, W. «Spartacus heute», A n ti­
ke in der Moderne, hrsg. W. Schuller,
Konstanz 1985, 289-305.
- Spartacus. Symposium rebus Spar­
taci gestis dedicatum 2050 a., Blago-
evgrad 1977, Sofia 1981.

Stainpacchia, G. La tradizione della
guerra di Spartaco da Sa llustio a
Orosio, Pisa 1976.
- «La rivolta di Spartaco come rivolta
contadina», Index 9 (1980), 99-111.
- «Spartacus acer. A proposito di Ilor.
epod. 16,5 e carm. 3, 14, 19-20», K lio
63 (1981), 331-346.

Utchenko, S. L. «La rivolta di Sparta­
co», Schiavitù e p roduzione nella
roma repubblicana, dir. I. Biczúnska-
Malowist, Roma 1986, 147-164.

Ziegler, K. «Die Herkunft des Sparta­
cus», Hermes 83 (1955), 248-250.

Similer Documents