Download MANUAL FILOSOFIA PDF

TitleMANUAL FILOSOFIA
File Size20.1 MB
Total Pages46
Table of Contents
                            INICIO
ÍNDICE
Introducción
Presentación de la asignatura
UNIDAD I
Tema N°1 U1
Tema N° 2 U1
Lectura seleccionada N° 1 U1
Tema N° 3 U1
Lectura seleccionada N° 2 U1
Tema N° 4 U1
Lectura seleccionada N° 3 U1
Bibliografía de la unidad 1
Autoevaluación N° 1
                        
Document Text Contents
Page 1

MANUAL AUTOFORMATIVO

FILOSOFÍA
UNIDAD I

Page 2

Cada autor es responsable del contenido de su propio texto.
De esta edición:
© Universidad Continental
Jr. Junín 355, Miraflores, Lima-18
Teléfono: 213 2760 anexo 4051
http://serviciosweb.continental.edu.pe/

Derechos reservados

ISBN: 978-9972-2579-7-1
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N°: 2013-07999
Primera Edición: septiembre 2013
Tiraje: 500 ejemplares

Director: Emma Barrios Ipenza
Editor: Hipólito Rodríguez Casavilca
Diseñador didáctico: Luisa Aquije de Lozano
Correctora de textos: Corina Delgado Morales
Diseño gráfico: Francisco Rosales Guerra

Autor: Walter Goicochea Villavicencio
Oficina de Producción de Contenidos y Recursos

Fondo Editorial de la Universidad Continental

Todos los derechos reservados

Esta publicación no puede ser reproducida, en todo ni en parte, ni registrada en o trans-
mitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún
medio sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o
cualquier otro sin el permiso previo por escrito de la Universidad.

Walter Goicochea Villavicencio
Filosofía

Huancayo: Fondo Editorial de la Universidad Continental, 2014

ISBN: 978-9972-2579-7-1
Materia: Filosofía

Formato 21x29,7 cm. Páginas: 162
FILOSOFÍA / AULA VIRTUAL

Datos de catalogación bibliográfica

Page 23

31

MANUAL AUTOFORMATIVO
FILOSOFÍA

TEMA 2TEMA 1 TEMA 3 TEMA 4

U
N

ID
A

D
I

ÍN
D

IC
E

IN
IC

IO

ni mucho menos mutuo menosprecio, en-
tre ciencia y filosofía, tal como creen los
malos científicos y los malos filósofos. De
lo único que podemos estar ciertos es que
jamás ni la ciencia ni la filosofía carecerán
de preguntas a las que intentar respon-
der...

Pero hay otra diferencia importante en-
tre ciencia y filosofía, que ya no se refiere
a los resultados de ambas sino al modo
de llegar hasta ellos. Un científico puede
utilizar las soluciones halladas por cientí-
ficos anteriores sin necesidad de recorrer
por sí mismo todos los razonamientos,
cálculos y experimentos que llevaron a
descubrirlas; pero cuando alguien quiere
filosofar no puede contentarse con acep-
tar las respuestas de otros filósofos o citar
su autoridad como argumento incontro-
vertible: ninguna respuesta filosófica será
válida para él si no vuelve a recorrer por
sí mismo el camino trazado por sus ante-
cesores o intenta otro nuevo apoyado en
esas perspectivas ajenas que habrá debi-
do considerar personalmente. En una pa-
labra, el itinerario filosófico tiene que ser
pensado individualmente por cada cual,
aunque parta de una muy rica tradición
intelectual. Los logros de la ciencia están
a disposición de quien quiera consultarlos,
pero los de la filosofía sólo sirven a quien
se decide a meditarlos por sí mismo. Di-
cho de modo más radical, no sé si exce-
sivamente radical: los avances científicos
tienen como objetivo mejorar nuestro co-
nocimiento colectivo de la realidad, mien-
tras que filosofar ayuda a transformar y
ampliar la visión personal del mundo de
quien se dedica a esa tarea. Uno puede in-
vestigar científicamente por otro, pero no
puede pensar filosóficamente por otro...
aunque los grandes filósofos tanto nos ha-
yan a todos ayudado a pensar. Quizá po-
dríamos añadir que los descubrimientos
de la ciencia hacen más fácil la tarea de
los científicos posteriores, mientras que
las aportaciones de los filósofos hacen
cada vez más complejo (aunque también
más rico) el empeño de quienes se ponen
a pensar después que ellos. Por eso pro-

bablemente Kant observó que no se puede
enseñar filosofía sino sólo a filosofar: por-
que no se trata de transmitir un saber ya
concluido por otros que cualquiera puede
aprenderse como quien se aprende las ca-
pitales de Europa, sino de un método, es
decir un camino para el pensamiento, una
forma de mirar y de argumentar.

«Sólo sé que no sé nada», comenta Só-
crates, y se trata de una afirmación que
hay que tomar -a partir de lo que Platón
y Jenofonte contaron acerca de quien la
profirió- de modo irónico, «Sólo sé que
no sé nada» debe entenderse como: «No
me satisfacen ninguno de los saberes de
los que vosotros estáis tan contentos. Si
saber consiste en eso, yo no debo saber
nada porque veo objeciones y falta de
fundamento en vuestras certezas. Pero
por lo menos sé que no sé, es decir que
encuentro argumentos para no fiarme de
lo que comúnmente se llama saber. Quizá
vosotros sepáis verdaderamente tantas
cosas como parece y, si es así, deberíais
ser capaces de responder mis preguntas
y aclarar mis dudas. Examinemos juntos
lo que suele llamarse saber y desechemos
cuanto los supuestos expertos no puedan
resguardar del vendaval de mis interroga-
ciones. No es lo mismo saber de veras que
limitarse a repetir lo que comúnmente se
tiene por sabido. Saber que no se sabe es
preferible a considerar como sabido lo que
no hemos pensado a fondo nosotros mis-
mos. Una vida sin examen, es decir la vida
de quien no sopesa las respuestas que se
le ofrecen para las preguntas esenciales
ni trata de responderlas personalmente,
no merece la pena de vivirse». O sea que
la filosofía, antes de proponer teorías que
resuelvan nuestras perplejidades, debe
quedarse perpleja. Antes de ofrecer las
respuestas verdaderas, debe dejar claro
por qué no le convencen las respuestas
falsas. Una cosa es saber después de ha-
ber pensado y discutido, otra muy distinta
es adoptar los saberes que nadie discute
para no tener que pensar. Antes de llegar
a saber, filosofar es defenderse de quie-
nes creen saber y no hacen sino repetir

Page 24

32

TEMA 2TEMA 1 TEMA 3 TEMA 4

U
N

ID
A

D
I

ÍN
D

IC
E

IN
IC

IO

errores ajenos. Aún más importante que
establecer conocimientos es ser capaz de
criticar lo que conocemos mal o no cono-
cemos aunque creamos conocerlo: antes
de saber por qué afirma lo que afirma, el
filósofo debe saber al menos por qué duda
de lo que afirman los demás o por qué no
se decide a afirmar a su vez. Y esta fun-
ción negativa, defensiva, crítica, ya tiene
un valor en sí misma, aunque no vayamos
más allá y aunque en el mundo de los que
creen que saben el filósofo sea el único
que acepta no saber pero conoce al me-
nos su ignorancia.

¿Enseñar a filosofar aún, a finales del siglo
XX, cuando todo el mundo parece que no
quiere más que soluciones inmediatas y
prefabricadas, cuando las preguntas que
se aventuran hacia lo insoluble resultan
tan incómodas? Planteemos de otro modo
la cuestión: ¿acaso no es humanizar de
forma plena la principal tarea de la edu-
cación?, ¿hay otra dimensión más pro-
piamente humana, más necesariamente
humana que la inquietud que desde hace
siglos lleva a filosofar?, ¿puede la edu-

cación prescindir de ella y seguir siendo
humanizadora en el sentido libre y anti-
dogmático que necesita la sociedad de-
mocrática en la que queremos vivir? De
acuerdo, aceptemos que hay que intentar
enseñar a los jóvenes filosofía o, mejor di-
cho, a filosofar. Pero ¿cómo llevar a cabo
esa enseñanza, que no puede ser sino una
invitación a que cada cual filosofe por sí
mismo? Y ante todo: ¿por dónde empe-
zar?

Savater, F. (1999). Las preguntas de
la vida. (Págs. 3-7)

Actividad N° 2
Esta actividad puede consultarla en su
Aula Virtual

Introducción y naturaleza de la Filosofía

Page 45

ÍN
D

IC
E

IN
IC

IO

53

MANUAL AUTOFORMATIVO
FILOSOFÍA

Page 46

MANUALES AUTOFORMATIVOS

Este manual autoformativo es el material didáctico más importante de la presente asignatura, desarrollada para la modalidad
virtual. Elaborado por el docente, orienta y fa-
cilita el autoaprendizaje de los contenidos y el
desarrollo de las actividades propuestas en el
sílabo.

Los demás recursos educativos del Aula Virtual
complementan y se derivan del manual. Los con-
tenidos multimedia ofrecidos utilizando videos,
presentaciones, audios, clases interactivas, se co-
rresponden a los contenidos del presente manual.

La modalidad te permite estudiar desde el lu-
gar donde se encuentres y a la hora que más
le convenga. Basta conectarte a Internet e in-
gresar al campus virtual, donde encontrarás
todos tus servicios: aulas, video clases, pre-

sentaciones animadas, biblioteca de recursos,
muro y las tareas, siempre acompañado de tus
docentes y amigos.

El modelo educativo de la universidad continen-
tal virtual es innovador, interactivo e integral,
conjugando el conocimiento, la investigación
y la innovación. Su estructura, organización y
funcionamiento están de acuerdo con los es-
tándares internacionales. Es innovador, porque
desarrolla las mejores prácticas del e-learning
universitario global; interactivo, porque pro-
porciona recursos para la comunicación y co-
laboración síncrona y asíncrona con docentes
y estudiantes; e integral, pues articula conte-
nidos, medios y recursos para el aprendizaje
permanente y en espacios flexibles. Ahora po-
drás estar en la universidad en tiempo real, sin
ir a la universidad.

Similer Documents