Download Michharu - Trazos de Una Vida PDF

TitleMichharu - Trazos de Una Vida
File Size1.0 MB
Total Pages380
Document Text Contents
Page 2

Trazos de una vida

Michharu

Page 190

- Los médicos dicen que me dio el infarto por la mala dieta que

llevo... entre tú y yo, creo que fue por tu madre (susurró

bromeando)

- ¡Papa!

- ¿Qué? Es verdad (se llevó una cucharada de sopa a la boca)

Solo hay que verla para saberlo, que dieta ni que hostias, lo

que esa mujer me va a volver loco en dos días, reposo me han

dicho que haga, yo ya les he dicho, que si quieren que haga

reposo le tienen que pagar a ella unas vacaciones para que me

deje en paz

- Papa, no seas malo. Solo se preocupa por ti

- Hija, como me la defiendas (amenazó con el tenedor a su hija

y yo la miré divertida)

- Bueno... quizás, se... exceda un poco

- ¡Exceda! ¿Un poco? Maca ¿Tú has visto lo que me dice? (yo

asentí seria)

- Bueno, yo...

Page 191

- Eh, no busques aliados que nos conocemos (amenazó

entonces Esther) Además, Maca está de mi lado ¿A que sí?

(ambos me miraron y a mí no se me ocurrió otra cosa que

mirar la sopa de Manuel)

- ¿Está buena la sopa? (Esther puso los ojos en blanco y

Manuel me guiñó un ojo sonriendo)

- Me gusta, neutral, me gusta (rió llevándose otra cucharada a

la boca) ¿Cómo se porta mi hija por aquellas tierras? (yo alcé

las cejas)

- Bueno, bien, bien...

- Vamos, Maca, aquí entre tú y yo... te vuelve loca ¿Eh? Lo

puedes decir, ¡eh!, tiene la mitad de mis genes, me la conozco

como si la hubiese parido, por suerte, eso lo hizo mi mujer (yo

reí por la cara de sorpresa que fingió Esther)

- Bueno... a veces sí que me vuelve loca (decidí sonrojar a

Esther)

Page 379

espacio y convertirlo en nuestro espacio sin salir huyendo

asustada, a estar encantada por amarla solo a ella y no

necesitar nada más, a respetarla en los contados y breves

momentos de tentación no sucumbiendo a ella porque lo que

me esperaba en casa era mucho mejor, a pensar en alguien

más aparte de mí y a preocuparme por algo más que no fuera

mi felicidad, a hacer del lugar en el que iba a crecer nuestra

hija en algo un poco mejor, a ser madre y no estar las

veinticuatro horas del día temblando, a dejarla crecer cuando

ella nos lo pidió, a estar siempre ahí incondicionalmente, pero

por encima de todo, aprendí algo que hace que hoy, me vaya

con una sonrisa a pesar de ser consciente de todo lo que me

voy a perder, y es que ellas, me enseñaron que a veces, por

inimaginable que parezca... los deseos se cumplen

Y por supuesto, que me dejo muchos momentos por recordar,

muchos más importantes que los que ahora vienen a mi

cabeza, estos apenas son unos trazos de un gran dibujo, una

milésima parte de la fotografía de esa vida, que sé que no

cambiaría por nada del mundo, una fotografía, en la que por

supuesto, sale ella en primer plano con nuestra hija de su

mano y aunque me hubiese gustado más tiempo, sé que esa

Page 380

fotografía... hubiese sido exactamente la misma, ahora, a mis

52 años... o con 100

FIN

Similer Documents