Download Nosotros No Jugamos Con Viejas PDF

TitleNosotros No Jugamos Con Viejas
TagsMasculinity Power (Social And Political) Patriarchy Man
File Size2.9 MB
Total Pages145
Table of Contents
                            978-3-8465-7414-0_Cover.pdf
978-3-8465-7414-0_Bookblock.pdf
                        
Document Text Contents
Page 72

67

a) una psicología social con enfoque psicológico e individual y

b) la psicología social con enfoque sociológico, de tradición europea, que pone de

relieve el aspecto colectivo o social de los fenómenos psíquicos.

Originalmente es Emile Durkheim (1898) quien se refiere al concepto de

"representaciones colectivas", que para él son como los conceptos, categorías abstractas

que son producidas colectivamente y que forman el bagaje cultural de una sociedad. A

partir de ellas se construyen las representaciones individuales y que no son otra cosa que

la forma o expresión individualizada y adaptada de estas representaciones colectivas a

las características de cada individuo. Pero la noción de Durkheim, guarda importantes

diferencias conceptuales a las representaciones sociales.

Moscovici toma de Durkheim el concepto de Representación Colectiva, sin

embargo entre ambos autores se sitúa todo el desarrollo de las ciencias cognitivas. De

esta forma, al interior de la sociología, Durkheim sostuvo que las representaciones

operaban como cuerpo normativo que determinaba fuertemente toda posible elección de

opinión por parte de los individuos. Para este autor, las representaciones colectivas de la

sociedad poseen una existencia objetiva exterior a los individuos y ejercen, al mismo

tiempo, una fuerza compulsiva y restrictiva sobre ellos.

Cincuenta años más tarde, Moscovici se sirve de la intuición durkheimiana y de la

influencia de ámbitos reprimidos en ese entonces del pensamiento psicosocial, como las

problemáticas constituyentes de la psicología de los pueblos o del interaccionismo

simbólico, para iniciar la elaboración más precisa de un cuerpo teórico con especificidad

propia.

La primera diferencia es que, según Durkheim, las representaciones colectivas, son

concebidas como formas de conciencia que la sociedad impone a los individuos. Las

representaciones sociales, por el contrario, son generadas por los sujetos sociales. Esta

diferencia es fundamental, puesto que no existe nada más erróneo que confundir lo

colectivo con lo social. Lo colectivo hace referencia a lo que es compartido por una serie

de individuos, sea social o no. Lo social hace referencia al carácter significativo y

funcional de que disponen ciertos elementos.

La segunda diferencia es que el concepto de representación Durkheim implica una

reproducción de la idea social. Mientras que en la teoría de las representaciones sociales,

es concebida como una producción y una elaboración de carácter social sin que sea

impuesta externamente a las conciencias individuales como proponía Durkheim.

Page 73

68

Por tanto, para Durkheim, el conjunto de representaciones colectivas conforman el

sistema cultural, la estructura simbólica, la cohesión social de una colectividad; son

elementos que circulan y dan sentido a un grupo instituido de significados. En torno a la

estructura simbólica, la sociedad organiza su producción de sentido, su identidad, su

nomos individual (particularidad del ser), su nomos social (el ser social), su nosotros.

Para él, si bien las imágenes como las representaciones individuales son variables

y efímeras, los conceptos y las representaciones colectivas son universales, impersonales

y estables, y corresponden a entidades tales como mitos, religiones, arte, entre otras.

La teoría de la sociedad de Durkheim gira en tono a los conceptos de conciencia

colectiva y representaciones colectivas. Atribuye al primer concepto la "estructura

simbólica" de las sociedades simples más atrasadas, no diferenciadas y, a las

representaciones colectivas, "los universos simbólicos" que componen las estructura

simbólica de las sociedades complejas y diferenciadas.

Las personas de un colectivo participan en sus representaciones colectivas o

universos simbólicos, lo que se traduce en significaciones sociales: normas, valores,

mitos, ideas, tradiciones. Es lo que Durkheim plantea como la producción social de

sentido, la cual se entiende como articulación de la identidad colectiva. Esta emerge de la

interacción colectiva, en la cual los actores sociales se apropian del significado normativo

que integra las sociedades.

Es Moscovici, quien trae a las sociedades modernas el concepto de

representaciones, en el sentido de entenderlas como nociones generadas y adquiridas,

cubrimiento el carácter preestablecido y estático que tenían en la visión clásica. En las

representaciones sociales lo que cuenta son las interacciones, los procesos de

intercambio a partir de los cuales se elaboran dichas representaciones confiriéndoles su

carácter grupal.

A diferencia de las representaciones colectivas, que tienen un carácter universal y

normativo, las representaciones sociales tiene un carácter grupal y, por ello, lo que

interesa es la interacción practicada en la construcción de sentidos específicos de los

grupos sociales y la reproducción de su sentido común.

El uso del concepto de representación ha descuidado en muchos casos su

constitución lógica. La representación como figura epistemológica adolece de lo que se ha

dado en calificar como metafísica de la presencia. Para tener algún sentido la

representación necesita de algún referente o de al menos algún lugar de ausencia desde

el que se constituye. La representación requiere del momento de idealización mítica de la

presentación, el momento ahora reprimido en que apareció retroactivamente el objeto

Similer Documents